Arthur Edward Waite, el ocultista que revolucionó el Tarot

playing-cards-2205554_960_720.jpg

Waite reinterpretó los Arcanos mayores y estudió el esoterismo en sus distintas ramas

El Tarot es un arte adivinatorio cuyas explicaciones son totalmente subjetivas dependiendo del tarotista que realice la tirada y para recibir estas tiradas sin caer en prejuicios y falsas creencias hay que tener la mente abierta. Nada hay más determinante que la fuerza de voluntad y la aceptación del presente, pero el Tarot puede servir a los consultantes para abrir nuevos caminos, cambiar el punto de vista sobre situaciones y conflictos o permitir análisis más profundos sobre ellos. Aunque con Internet en nuestras vidas la figura del tarotista haya quedado relegada, no en vano el tirador es solo un puente entre dos energías y hoy es posible realizar una lectura gratuita de Tarot a través de la red.

La creencia de que existe una fuerza espiritual que nos puede servir de guía hace que las tiradas de tarot sean muy demandadas por personas de toda clase y condición, aunque hay quién cree que es el inconsciente colectivo el que se pone en marcha al acudir al servicio de este arte adivinatorio, del que ya se hablaba en el siglo XIV como un método para predecir la fortuna, cuyo origen es difícil de establecer, y que el ocultista británico nacido en EEUU, Arthur Edward Waite (1857/1942) establecía en Occidente.

Fue precisamente este personaje, erudito de muchos campos asociados con el misticismo, quién interpretó las figuras de los arcanos mayores tal y como se muestran hoy en día.

La baraja del tarot está constituída por los arcanos mayores y menores y para las tiradas suelen usarse los primeros, compuestos de figuras fruto de la imaginación de Arthur Edward Waite con muchos mensajes implícitos además de la figura principal, que dan la posibilidad de nutrir los mensajes de las tiradas según la imaginación del tarotista.

Un instrumento para llegar a conocer la verdad subjetiva, pero nunca para conocer la verdad absoluta

Y mientras la comunidad científica sigue negando la mayor, arguyendo que no se pueden describir situaciones careciendo de información y que no está demostrado que se pueda predecir el futuro, el Tarot sigue atrayendo a millones de consultantes del mismo modo que se acercaron a él personajes capitales de la cultura como el psiquiatra Carl Jung, que aunque no escribió nada sobre ello, sus deducciones valieron como base para el estudio del Tarot a sus numerosos discípulos que creen en la disponibilidad del individuo ante una tira de cartas y como las figuras del tarot repiten arquetipos que se pueden hallar en todas las biografías.

La Orden Hermética del Alba Dorada sigue usando el Tarot para la interpretación de símbolos y signos y fue precisamente a través de esta orden que el ocultista Arthur Edward Waite descubrió su interés por el ocultismo, aunque la dejó poco después para llevar a cabo sus estudios esotéricos y la edición de la revista Mundo Desconocido, un hito en el mundo del esoterismo occidental que todavía hoy es materia de estudio.

La aportación de diversos estudiosos del Tarot a los que también hay que sumar al actor y escritor contemporáneo Alejandro Jodorowsky, quién ha realizado y publicado un somero estudio para la comprensión y utilización del Tarot, llenan de significado este arte adivinatorio que hoy día también cuentan con aplicaciones y páginas webs especializadas para que tanto los consultantes aficionados a ello como los curiosos puedan tener una respuesta rápida a sus inquietudes, ya que en ellas se da una explicación del significado de cada una de las cartas, aunque estas obedezcan a muchas interpretaciones, siendo, para Jodorowsky, un instrumento para llegar a conocer la verdad subjetiva, pero nunca para conocer la verdad absoluta. El chileno propone llegar a tener un nivel de conciencia mucho mayor a través de las tiradas y avisa de lo peligrosa que puede ser la baraja en manos de un lector perverso y también de un sublime maestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *