Ayuso y Monasterio confían en persuadir a Aguado para formar Gobierno

Ayuso y Monasterio comenzaron la asamblea con determinado nerviosismo, mas terminaron con una enorme

La aspirante del Partido Popular a la Presidencia de la Comunidad de la capital española y su análoga de Vox han mantenido su primer encuentro en la Reunión de la villa de Madrid para «comenzar a conocerse». En la asamblea, que comenzó con determinado nerviosismo, terminó siendo «muy cordial» si bien las dos consideran «precipitado» charlar de puestos en el Gobierno y en la Mesa de la Cámara.

Un primer paso. En eso se ha transformado la asamblea que este jueves han mantenido las aspirantes del Partido Popular y Vox a la Presidencia de la Comunidad de la capital de España. Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio se han encontrado en la Reunión de la capital de España para buscar lugares de encuentro de cara a un futuro acuerdo que dé el Gobierno a la primera. No obstante, por el momento no han hablado de puntos programáticos ni de sillones en el Ejecutivo.

«Es precipitado», respondió Ayuso, presta a proseguir avanzando en el camino, asimismo con Ciudadanos. Las dos se han mostrado prestas a persuadir a Ignacio Aguado a fin de que admita sentarse con Vox y lograr un pacto. Sin embargo, Monasterio insistió en solicitar «respeto» para sus votantes.

Incluso de este modo, matizó que dicha demanda no significa solicitar puestos ni en la Puerta del Sol ni en la Mesa de la Reunión -a la que Monasterio quitó relevancia dado el poco tiempo que hay para negociarla-, sino más bien, por lo menos, una asamblea que vaya alén de la fotografía. «La fotografía ya nos la hicimos en Colón», sentencian en Vox. «Respeto para nuestros votantes es el trato como iguales en una mesa para negociar«, insistió.

«Es bastante difícil que haya un pacto en el que no te invitan», siguió. Si bien, a pesar de las renuencias iniciales de Ciudadanos, la líder de Vox se mostró persuadida de romper ese muro naranja. «Aguardamos que Ciudadanos tenga exactamente la misma situación de cordialidad y de asociado fiel precisa para un Gobierno», le solicitó tras calificar a Partido Popular y Cs, exactamente, de «asociados».

Además de esto, agregó, espera que «de ahora en adelante se procuren pactos con las 3 partes». «Aguado sabe que para estar 4 años en un Gobierno hay que charlar con los asociados de legislatura», concluyó Monasterio, que mañana se reunirá con el Partido Socialista Obrero Español de Ángel Gabilondo, mas prosigue sin tener noticias de Cs.

Ayuso incidió en exactamente la misma idea si bien involuntariamente posicionarse como «puente» entre las dos formaciones. «Ha habido un primer tiempo de comprensión y desde este momento debemos proseguir hablando los 3 conjuntos», manifestó. Y añadió: «Todos somos el puente de todos», afirmó, siendo consciente de que si no suman las 3 formaciones se le escapará la Presidencia entre los dedos.

Para no herir los sentimientos de ninguno de sus 2 asociados, la líder de los populares se mostró precavida y deseó «espera a ver qué desea cada uno de ellos» involuntariamente forzar la mesa a 3. Tampoco deseó arremeter contra el plantón que el equipo negociador de Ciudadanos dio a su capacitación esta tarde cuando, airados por la filtración de lo que iba a ser una asamblea privada, los naranjas negaron haberse convocado con los azules. «Eso son temas de agenda. Con Cs ha habido comprensión desde el comienzo«, resolvió Ayuso.

Monasterio espera paciente su turno mientras que Ayuso atiende a los cronistas tras la asamblea de la Reunión entre Partido Popular y Vox. (Chema Barroso)

La popular sí solicitó, sin embargo, «que se respete a los votantes de los 3 partidos» en el proceso negociador y lanzó exactamente la misma solicitud tanto para Cs para Vox: «Que lleguemos a un comprensión a fin de que la capital de España prosiga siendo el motor económico de España», concluyó. De momento, y a la espera de que se genere la asamblea entre Partido Popular y Cs este viernes, desde las diez de la mañana, todo semeja ir viento en popa, cuando menos, con Monasterio. Las dos empezaron la asamblea con determinado nerviosismo y prácticamente sin mirarse a la cara mientras que estaban los fotógrafos en la sala, mas acabaron con gran cordialidad y sintonía. No lo sabían, mas hasta llevaban exactamente los mismos zapatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *