Consejos para iniciarse en el mundo del yoga

Cada día es más común que las personas intenten tener un equilibrio entre su mente, cuerpo y espíritu. El yoga proporciona bienestar, por lo que es muy empleado en la actualidad por personas con diversos estilos de vida.

La práctica del yoga se ha extendido por todo el mundo en los últimos años. Es habitual escuchar sobre personas de diferentes edades, condiciones físicas y habilidades, que se han iniciado en la práctica. El yoga es un método tradicional adecuado para todos, en especial para los que buscan cuidarse, tanto por fuera como por dentro.

El yoga es cada vez más popular y frecuentemente se agregan nuevos tipos de prácticas. Por este motivo, no es una disciplina estática que funciona sólo para ciertas características, sino que puede ser ejecutado de diversas maneras, de acuerdo a los logros que se quieran alcanzar, como mayor elasticidad, mejor capacidad de meditación, equilibrio, desintoxicación o para mantenerse bien físicamente.

Los que se inician en el yoga pueden estar un poco perdidos. Lo recomendable es investigar un poco antes, escoger la mejor disciplina según sus características y usar los accesorios yoga adecuados, lo principal siempre es la esterilla y una ropa cómoda que permita realizar las diferentes prácticas.

El yoga en la práctica

Antes de comenzar es necesario fijarse en si la clase escogida es la ideal, ya que existen algunas clases especiales para la tercera edad, niños o embarazadas. Lo más aconsejable es que sea una clase para principiantes, porque así el ritmo será más apropiado, además se irá mostrando la técnica y la persona no se sentirá tan perdida.

Es importante hablar con el instructor si se está embarazada o se tiene una condición o enfermedad. El experto puede guiar en posturas que no deberían realizarse y sus variantes, de esta manera se evitan complicaciones.

Es importante obtener un momento de tranquilidad mientras se realiza. Se debe apagar el móvil no sólo para la concentración personal, también se evita molestar a los compañeros. En el salón hay que mantener silencio e intentar lograr tranquilidad antes de iniciar la práctica para mejores resultados.

Aunque muchos accesorios de yoga no son obligatorios, algunos pueden facilitar ciertas posturas, o permitir una mayor dificultad cuando se ha avanzado. El yoga wheel es ideal para hacer más sencilla la apertura de pecho, las correas sirven para ganar flexibilidad y los bloques ayudan a elevar caderas o llegar al suelo en ciertos asanas.

La respiración es primordial para alcanzar el equilibrio, además, cada persona debe comprender que es una práctica individual, por lo que no es recomendable competir con los compañeros, cada persona irá a su ritmo y obtendrá logros particulares. Por otro lado, el cuerpo se puede sentir distinto cada día, es bueno ir subiendo de nivel, pero hay momentos en que se le debe dar un respiro al organismo y tomárselo con calma.

Los tipos de yoga

El Hatha Yoga es un estilo más físico y se caracterizada por la ejecución de posturas. Las asanas son hechas de manera lenta, fluida y suave, intentando permanecer en ellas durante cierto tiempo, de acuerdo a los objetivos trazados por la clase. En este tipo de yoga también suele hacerse una meditación inicial.

El Kundalini Yoga se enfoca en el pranayama o respiración, la meditación, los mudras o posturas de manos, Kriyas y los mantras. El kundalini yoga pretende activar las energías internas, además participa en los preceptos del Raja Yoga, y en los del Bhakti Yoga y Karma.

En el Vinyasa Yoga las posturas se ejecutan de manera más fluida que en el Hatha, en este tipo de yoga se realiza una secuencia premeditada para lograr los objetivos de la sesión. El Yoga Iyengar intenta la perfección del alineamiento de las asanas y el tiempo de permanencia, por lo que resulta bastante exigente.  

Con el Yoga Nidra se intenta alcanzar el sueño consciente, es decir, se trabaja mucho con la meditación aportando beneficios a la memoria, la concentración y la creatividad. Para potenciar sus funciones, se puede realizar con cuencos tibetanos, que proporcionan mayor relajación, tranquilidad y conexión.Los cuencos son capaces de emitir vibraciones que causan sensaciones en el cuerpo y que permiten un mejor estado meditativo, ideal para el Nidra Yoga. Además, con la aplicación de ambos, se logra armonizar la mente y el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *