Yemen: 4 aos de guerra han provocado la mayor crisis de nuestra generacin

Yemen: 4 aos de guerra han provocado la mayor crisis de nuestra generacin

Hace justo un ao, la Organización de la Naciones Unidas calific la situacin en Yemen como la crisis humanitaria ms grave del planeta. La guerra entre el Gobierno y los rebeldes hutes ha dejado por lo menos doscientos treinta fallecidos, de los que ms de la mitad son nios. El día de hoy, 8 de cada diez ciudadanos dependen de la ayuda internacional para subsistir y la mitad sufre peligro de inanicin.

A pesar de su letalidad, el enfrentamiento de Yemen es uno de los ms ignotos. Hunde sus races en las profundas tensiones territoriales que sacuden este pas, unificado en los noventa. No obstante, su antecedente ms recóndito est en dos mil once. Al calor de las quejas de la primavera rabe, los participantes de la manifestación consiguieron aquel ao la dimisin del presidente Ali Abdullah Saleh tras treinta y tres aos en el poder. Su substituto, Abd Rabbu Mansour Hadi, ensay una refundacin del Estado redibujando sus fronteras internas, una propuesta que, tras meses de negociaciones, ocasion un recrudecimiento del descontento popular. En este contexto, la oposicin comenz a organizarse y una faccin (los hutes, militarizados) se hizo con el control de una parte del territorio hasta llegar a la capital, San. El presidente Hadi, reconocido como legtimo por la comunidad internacional, pidi ayuda blica a múltiples pases de su ambiente para sofocar esa revuelta, lo que abri el campo de batalla una pluralidad de actores y también intereses. Una coalicin dirigida por Arabia Saud y apoyada por U.S.A. inici entonces una campaa de bombardeos y empez a financiar milicias locales, agravando la violencia sobre el terreno.

La situacin termin de endiablarse en dos mil diecisiete. Los hutes consiguieron agredir Riad, la capital saudí, un acto que tuvo como consecuencia el endurecimiento del bloqueo econmico sobre Yemen. El día de hoy, la guerra est enquistada y ninguno de los contricantes ha conseguido sus objetivos militares, al paso que han provocado un enorme dao en la poblacin. La Organización de la Naciones Unidas auspici el ao pasado una ronda de contactos en Suecia que ha tolerado la retirada de los rebeldes del puerto de Hodeida, estratgico para hacer llegar comestibles y medicinas a los civiles.

Los menores, las primordiales vctimas

La debilidad de este alto el fuego no hace sino más bien patentizar las alarmantes dimensiones de la catstrofe. En cifras, cada diez minutos muere un nio. veintidos millones de personas (de los veintiocho con los que contaba el pas en los primeros meses de la guerra) precisan ayuda urgente, segn las Organización no Gubernamental. diecisiete, de manera directa, no tienen comestibles bsicos al alcance. Ciertas naciones europeas han empezado a movilizarse y a donar dinero. Acnur, por poner un ejemplo, calcula que solo con un euro al da se puede alimentar a un menor para salvarle de la inanicin. Pases como Espaa estimulan con extensas bonificaciones este género de contribuciones particulares. No obstante, las aportaciones recibidas son an deficientes.

La guerra golpea una economa en especial pobre mas que, paradjicamente, ha dado muestras de solidaridad internacional. Los especialistas recuerdan que Yemen fue en dos mil quince la nica nacin de la pennsula arbiga que ha firm pactos para resguardar a los asilados. Personas que huan de los enfrentamientos en Somalia o bien Siria viven el día de hoy nuevamente bajo las bombas y perseguidos por la hambruna. La Organización de la Naciones Unidas estima en ochenta y nueve millones de dlares las prdidas econmicas hasta el momento y piensa que la guerra, si contina 3 aos ms, podr terminar con la vida de medio milln de humanos, devastando una nueva generacin de yemenes. Segn las proyecciones de Naciones Unidas, a este ritmo, en dos mil treinta habr uno con ocho millones de fallecidos, la enorme mayora, menores de cinco aos. Frenar esa desgracia est el día de hoy a cargo de todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *